miércoles, 17 de marzo de 2010

La Composición

ACTIVIDADES


La dictadura de 1976-1983: vivificar la historia a través de la literatura


Proponemos la lectura del cuento “La composición” de Schujer en Nuevos cuentos argentinos. Antología para gente joven. Buenos Aires, Alfaguara.
Este cuento podrá ser leído sólo si el alumno conoce sobre el contexto en el que se desarrolla la acción por lo cual resulta importante incluir su lectura en una secuencia en la que previamente se realizan actividades con otros recursos vinculados con el tema. Resulta importante que los alumnos construyan los siguientes conceptos: Dictadura militar ‘76/ ’83, terrorismo de Estado, secuestro y desaparición de personas, el miedo como método para silenciar toda oposición y la resistencia y la complicidad de distintos sectores de la población.
LA COMPOSICIÓN
Silvia Schujer
Pronto va a hacer como un año que pasó. Fue en noviembre. No me acuerdo qué día. Sé que fue en noviembre por¬que faltaba poco para que terminaran las clases y ya estábamos planeando las vacaciones. Siem¬pre nos vamos unos días a algún lugar con playa. No muchos porque sale muy caro, dice mi ma¬má. Bueno, decía. Mi hermanita y yo estábamos durmiendo. No me importó demasiado que esa noche, la anterior, papá y mamá estuvieran preo¬cupados, porque ellos casi siempre andaban preocupados, pero igual eran muy buenos con nosotras y nos hablaban todo el tiempo. Más a mí, porque mi hermana es un poco chica todavía. Recién ahora está en primer grado con la seño¬rita Angélica. A veces yo no entendía del todo lo que me querían decir, pero mi papá me explica¬ba que algún día iba a poder. Igual, ahora tam¬bién sigo sin entender mucho que digamos. Mi hermanita no sabe nada. La abuela me quiso mentir a mí también, pero yo no soy tonta, así que... Prométame que no le va a contar a nadie ¿eh? Y menos a mi abuela porque ella tiene mucho miedo y no quiere que lo hablemos. Pero yo a usted se lo tengo que decir porque después me va a preguntar y si yo lloro ¿qué les digo a las chicas?

Estábamos durmiendo y de repente yo abrí los ojos. La puerta de la pieza estaba cerrada. Era raro que no me hubiera venido a despertar mi mamá si ya entraba luz por las persianas. Yo siempre me doy cuenta de la hora por la luz que se mete entre los huecos de las persianas. Y esa mañana la pieza ya estaba bastante clara y no se escuchaba ningún ruido. A mí no me gustaba faltar al colegio porque entonces me tenía que pasar todo el día sola aburriéndome en casa. Por eso no me hice la dormida. Llamé a mi mamá. Pensé que era ella la que se había quedado dor¬mida. Me imaginé que se iba a poner contentísi¬ma de que ya me pudiera despertar sola. Pensé que me iba a decir que yo ya era una señorita y que eso la tranquilizaba. La llamé y, como no vi¬no y tampoco hubo ningún ruido, me levanté. Primero me senté en la cama y traté de desper¬tar a mi hermanita para que no llegáramos tar¬de. Blanquita, al jardín. Y como ella tampoco me escuchaba, me empezó a agarrar miedo y casi me puse a llorar. Miedo, qué se yo. La sacudí un poco y cuando abrió los ojos, le di un beso como hacía mi mamá y le alcancé la ropa. Tuve miedo porque un día escuché que mamá le decía a pa¬pá que si a ella le pasaba algo... que siempre nos hiciera acordar a nosotras... de un mundo mejor, qué sé yo, esas cosas. Tuve miedo igual, porque para mí el mundo no era feo, el mío por lo me¬nos. Ahora todo es horrible. Mi hermanita y yo nos vestimos. Yo la ayudé un poco, pobre. No me animaba a salir sola de la pieza. No sé por qué. Así le dábamos juntas la sorpresa a mamá. Blanquita no hablaba porque estaba medio dormida. Cuando preguntó por mamá le dije que íbamos a ir juntas a despertarla. Que seguro se había quedado dormida. Nuestra pieza da al comedor. Y en frente, del otro lado del comedor, está la pieza de mis padres. Salimos en puntas de pie. Mi hermanita venía atrás mío.
¡Yo me quedé!...

Blanquita también se dio cuenta de que al¬go había pasado porque en el comedor había un desbarajuste bárbaro. Los libros estaban en el suelo y algunos rotos. Las sillas, cambiadas de lugar. Y bueno, para qué le voy a seguir contan¬do. Usted no vaya a decir nada, seño, pero yo tuve miedo. Llegamos a la pieza de ellos: la ca¬ma estaba vacía y deshecha, pero no como cuando se iban apurados. Deshecha del todo, hasta un poco corrida de lugar. Ahora no sé si había llegado ese día: que si pasaba algo y las ne¬nas. Hablaban tanto... Papá siempre me abraza¬ba y me decía que yo iba a ser libre y Blanquita también. Como un pájaro. Que iba a ser amiga de muchos chicos y en el colegio para el día del niño todos iban a tener un juguete y que eso era la libertad por la que ellos peleaban. ¿Dónde?, me pregunto. Porque entre ellos no peleaban nunca. No, casi nunca. Y menos por la libertad, que también es eso de los juguetes ¿no? No esta¬ba ninguno de los dos en toda la casa. Blanqui¬ta lloraba más fuerte que yo. Entonces la abracé y le di un beso. Nos sentamos en el piso del co¬medor en el medio de todos los libros. Yo empe¬cé a ponerlos en orden, los que estaban rotos los dejé para arreglarlos. Pensé que a lo mejor ma¬má había salido a comprar la leche y le dábamos la sorpresa. Lo que más nerviosa me ponía era cómo lloraba Blanquita, dale y dale. Capaz que tenía hambre, así que fui a la cocina que tam¬bién era un bochinche. Iba a sacar unos panes de la bolsa y justo sonó el teléfono. ¡Ah! Me ha¬bía olvidado de decirle que cuando entramos al comedor para ir a la pieza de mis padres, el telé¬fono estaba descolgado y yo lo puse bien. Enton¬ces atendió Blanquita y yo enseguida le saqué el tubo de la mano. Era mi abuela con la que esta¬mos ahora. Y cuando le conté lo que pasaba, en vez de decir que ay esta madre que tienen, dio un grito y dijo no se muevan, esperen ahí.
Me asusté mucho y yo también grité. Con Blanquita nos quedamos en un rincón. La llamá¬bamos a mi mamá porque mi papá siempre salía temprano así que sabíamos que no podía estar. Después me sentí un poco mal, porque el más grande tiene que ayudar al más chico, y en ese momento yo no la estaba ayudando nada a Blan¬quita. Ni siquiera la soltaba porque me sentía mejor agarrada a ella. Prométame señorita que usted no va a contar nada de lo que le digo. Mi abuela dice que es peligroso y no quiere. Usted cree que vivo con ella porque no tengo mamá, porque se fue de viaje o algo así -como dice mi abuela cuando alguien se muere-. Pero es men¬tira, seño. Le juro que es mentira. Yo tengo ma¬má. No sé dónde está, pero tengo. Ella decía otro mundo y eso a lo mejor es un poco lejos. La verdad que ahora sería bueno que invente un mundo mejor ¿no? porque es una porque¬ría todo esto. Las chicas se piensan que yo estoy muy contenta con mis abuelos porque nos com¬pran todo lo que queremos, pero es mentira. Usted no les diga nada, no, porque de verdad son muy buenos y nos compran lo que quere¬mos. Yo a usted se lo tuve que contar porque re¬cién dijo que había que hacer una composición para el día de la madre y las chicas me dijeron que bueno Inés, vos le podés hacer una a tu abuela, y usted también me iba a decir eso cuando yo me vine acá y le hice perder el recreo largo en su escritorio ¿no?
Buenos Aires, 1977
A las madres que buscan a sus hijos.
A los hijos de esos hijos. A las abuelas que
quieren encontrarlos.




Luego de la lectura, responder las siguientes preguntas:

1- ¿Cuál es el tema del cuento? Reconstruí su argumento.

2- ¿En qué momento transcurre la historia? ¿qué indicios lo evidencian?
3- ¿Qué aspectos de la dictadura aparecen representados en este relato? Justificá tu respuesta.
4- ¿Quién es el narrador? ¿un niño, un adolescente, un adulto? ¿cuántos años tenía cuando sucedieron los hechos que está narrando? ¿cuál es su punto de vista sobre lo sucedido?
5- ¿Cuál fue el destino de los padres de Inés? ¿qué indicios aparecen en el cuento al respecto?
6- ¿Cuál les parece que podría haber sido la actividad de los padres? ¿Por qué habrán sido secuestrados?
7- ¿Por qué les parece que la abuela calla el tema y obliga al silencio a su nieta?
8- ¿Por qué les parece que la niña habla este tema con la maestra?
9- ¿Qué les parece habrá querido manifestar la autora al elegir un monólogo como forma de relatar los hechos? ¿Por qué la maestra sólo hace silencio?
10- Explicá el título del cuento.
11- Escribí la respuesta que la maestra le da a Inés. Para hacerlo, tengan en cuenta las características que ha adoptado la represión durante la dictadura en el sistema educativo por ejemplo, con las siguientes fuentes:

“La pedagogía del miedo

[…] Por aquellos años oscuros eran frecuentes las clases antisubversivas impartidas por altos oficiales de las tres fuerzas a docentes y alumnos de todas las escuelas del país. Buscaban así contrarrestar el “adoctrinamiento” que según ellos llevaban adelante los “elementos subversivos””.

Pigna, F. y Seoane, M. (2006) La noche de la dictadura. Buenos Aires, Caras y Caretas, pp. 30.


“El impacto de la represión en la sociedad fue profundo. Mucha gente debió exiliarse. En las aulas, las oficinas y las fábricas, la represión y el temor acallaron discusiones, terminaron con asambleas o reuniones políticas y, naturalmente, se acabaron las manifestaciones callejeras. En las escuelas, mientras tanto, se retornaba a la disciplina de pelos cortos y pollera a la rodilla”.

Cattaruzza, Alejandro (2002) La Argentina en la encrucijada. Los caminos de la Historia. Buenos Aires, Altea, pp. 84-5.


OTROS RECURSOS POSIBLES

Trabajando con el diseño, compartimos otros recursos u otro tipo de actividades podríamos proponer teniendo en cuenta los alcances de contenidos seleccionados para este período


- Análisis de fotografía “Junio, día del padre en Plaza de Mayo” en Dani Yako “1983. Imágenes del regreso”, teniendo en cuenta las siguientes preguntas: ¿Dónde están? ¿Quienes son?¿Qué estarán haciendo? ¿Por qué? Observen los rostros y los gestos, ¿Qué expresan? ¿A dónde estarán mirando? ¿Cómo esta fotografía enriquece el relato del cuento?

- Cd “De Memoria. Testimonios, textos y otras fuentes sobre el terrorismo de Estado en Argentina”. Memoria Abierta. Secretaría de Educación del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

- Cd “Historias con mujeres, mujeres con historia” Instituto Interdisciplinario de Estudio de Género, Facultad de Filosofía y Letras. UBA.

- La fotografía en la Historia Argentina, tomo IV. Buenos Aires, Clarín.

5 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  2. saben donde puedo encontrar las respuestas de las preguntas? :S

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alguien sabe las respuestaas?

      Eliminar